Archive for 23 agosto 2009

TODOS SOMOS MEL: Por qué todos debemos llevar el estandarte de Mel Zelaya

Posted on agosto 23, 2009. Filed under: Uncategorized |

MelAntes que nada, quiero recordarle a la Resistencia que el Presidente Manuel Zelaya Rosales todavía se encuentra en el exilio y que el golpe todavía no ha sido derrotado. Últimamente han empezado a salir a la superficie aparentes y preocupantes divisiones dentro del movimiento de resistencia al golpe de estado. Hay quienes aseguran y enfatizan que no luchan por Mel sino por el regreso a la constitucionalidad y/o la constituyente. Estas personas olvidan que la constitucionalidad se perdió el momento que Mel fue derrocado, y que ni siquiera estaríamos hablando de una constituyente si no fuera por Mel. Bartolo Fuentes, miembro de la Resistencia , asegura que no se puede volver a la constitucionalidad si los delitos cometidos por los golpistas quedan impunes y que si Mel no castiga a los golpistas será mejor que no regrese y que “deje al pueblo que haga el esfuerzo de cumplirla por su cuenta”. ¿Realmente piensa el señor Fuentes que el pueblo logrará castigar a los golpistas sin el regreso de Mel? ¿Los tribunales y el congreso golpista se van a castigar a sí mismos mientras están en el poder?

Por otro lado, discusiones giran alrededor de las elecciones de noviembre. Muchos manifiestan su apoyo por el candidato independiente Carlos H. Reyes como la única opción anti-golpe. Algunos acusan al PUD de traidor por estar dispuesto a participar en las elecciones aun bajo el régimen golpista. Carlos Eduardo Reina, coordinador de Liberales en Contra el Golpe del Estado, declara que el setenta por ciento de los liberales no apoyan a Elvin Santos y por lo tanto el partido debe buscar su renuncia y reemplazarlo con otro candidato liberal porque “los liberales no van a votar por nadie que no sea un liberal”. Estas pláticas y desacuerdos dentro de la Resistencia son prematuros pues hablar de una campaña electoral abierta y de elecciones transparentes mientras continúe el régimen golpista en el poder es un sueño ya que ellos no sólo controlan los tres poderes del Estado sino que el Tribunal Supremo Electoral, los mayores medios de comunicación y las fuerzas de seguridad del país.

Por mucho que creamos o queramos creer que el regreso de Zelaya es “inminente” como él mismo viene asegurando desde hace varias semanas, la realidad es que todavía no regresa y el régimen golpista sigue tan intransigente como siempre pues ellos (los políticos vendidos, los grandes empresarios, las FFAA y los halcones de Washington) han apostado todo al golpe. Aunque la mayoría de los países de Latinoamérica han declarado que no reconocerían un gobierno producto de elecciones presididas por los golpistas, los EEUU, Japón, Canadá y hasta la Unión Europea han dado señales que estarían dispuestos a reconocer tal engendro, o sea estarían dispuestos a aceptar la perpetuación del golpe. No debemos olvidar que si Mel no regresa los golpistas saldrán victoriosos y es por eso que nada puede suceder sin antes derrotar el golpe: no se puede restaurar la constitucionalidad del país; no se puede convocar una constituyente; no se pueden castigar los delitos cometidos por los golpistas; y no se puede elegir a Carlos H. Reyes ni a ningún candidato anti-golpe de cualquier partido. Nada de esto puede suceder sin antes pasar por la re-institución del presidente libremente electo de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, y la salida de los golpistas con el rabo entre las piernas.

Recientemente un miembro de la Resistencia declaró públicamente: “No soy melista, nunca lo he sido, ni nunca lo seré”. A él y a cualquiera que comparta aunque sea parcialmente su punto de vista quiero advertirles que la Resistencia no logrará sus objetivos a corto plazo ni sus metas al mediano y largo plazo sino es por medio del regreso, cuanto antes, de Mel. La alternativa, el continuismo del golpismo, es impensable y es por eso que en este momento histórico verdaderamente urge Mel. Es imprescindible—para todos los que nos oponemos al golpe de estado y a todo lo que representa—sentir que hoy Todos Somos Mel.

Alexis Aguilar

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Regreso de Mel No Es Suficiente

Posted on agosto 22, 2009. Filed under: Uncategorized |

La demanda central del Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado, restaurar el orden constitucional, no se logra sólo con el retorno de Manuel Zelaya a casa presidencial, para ello se deben implementar muchos cambios drásticos en las instituciones civiles y militares implicadas en todas las acciones contra el Presidente de la República y demás funcionarios del Poder Ejecutivo, antes de realizar elecciones para nuevas autoridades.

Quienes secuestraron al presidente, los que emitieron ordenes ilegales de captura, los que aceptaron una renuncia falsa y quienes eligieron presidente a Micheletti han cometido delitos contra la patria y no se puede decir que vuelve el orden constitucional si a las personas involucradas no se les deducen las responsabilidades que correspondan.

De esa manera deberá tomarse medidas contra el Jefe de las Fuerzas Armadas y todo el Estado Mayor Conjunto de las mismas responsables del secuestro de Mel Zelaya el 28 de junio, su expatriación hacia Costa Rica y el impedimento de su retorno al país. Asimismo deben deducirse responsabilidades a todos los diputados y diputadas que aceptaron una renuncia falsa del Presidente de la República y luego nombraron a Roberto Micheletti en el puesto.

Al asumir Micheletti la Presidencia se desencadena una serie de violaciones a las leyes que los abogados sabrán tipificar: destitución de funcionarios y nombramiento de otros, uso de recursos del Estado, aprobación de leyes y muchas otras violaciones derivadas del ejercicio ilegal de los cargos y funciones por designación del gobierno de facto. Entendemos que no se puede restituir al presidente y a la vez dar por válido lo actuado desde el gobierno usurpador. Al restituir a Zelaya significaría que todas esas actuaciones fueron ilegales y esos delitos no pueden quedar en la impunidad.

Por otra parte, todas las acciones represivas contra la resistencia al golpe de Estado no pueden olvidarse. El castigo a los asesinos tiene que ser de inmediato y no pueden continuar al frente de las instituciones las personas violadoras de los derechos humanos. Tampoco aquellos obligados a defender los intereses de la sociedad y que directamente o por omisión de sus funciones se colocaron del lado de los violadores; por ejemplo, el Ministerio Público y el Comisionado Nacional para los Derechos Humanos.

Esperaríamos también que las sanciones lleguen para aquellos que desde los medios de comunicación fueron parte del atentado contra la constitucionalidad al justificar el secuestro del presidente y repetir calumnias contra quienes protestaban en las calles. Los medios de comunicación golpistas por ley y por moral no deberían tener derecho a continuar usando las frecuencias de radio y televisión que son propiedad del Estado. Y los periódicos deberían responder ante los tribunales por las acusaciones infundadas y la descarada tergiversación de los hechos relacionados con el golpe de Estado y la resistencia al mismo.

Tendrán que responder también aquellos que financiaron el golpe de Estado, como los directivos de la Cámara de Comercio de Tegucigalpa que descaradamente hicieron colecta entre sus afiliados para financiar la campaña mediática golpista y todos los empresarios involucrados en las acciones nacionales e internacionales pretendiendo que se reconociera al usurpador Micheleti. Hay que sumar a la lista los dirigentes de la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Supremo Electoral, la Procuraduría General de la República, la Policía Nacional, los partidos políticos, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada y de las demás instituciones públicas y privadas que planificaron, ejecutaron y avalaron el golpe de Estado.

Hay quienes están urgidos de que venga Mel para calmar la situación y dar validez a las elecciones de noviembre. Una rápida revisión a las planillas nos indica el nuevo congreso y el nuevo gobierno sería conformado por golpistas. En lugar de premiarlos permitiéndoles ser candidatos para dirigir al país, a los candidatos a la presidencia y a las diputaciones deben mandarseles a la cárcel. Desde luego que también debería incluirse a varios alcaldes y candidatos a las corporaciones municipales. No deben realizarse elecciones para un nuevo gobierno sin antes restaurar toda la institucionalidad y de acuerdo con la Ley ningún golpista tiene derecho a participar como candidato a cargos de elección popular. Si la mayoría de candidatos son ilegales, no pueden ser legales las elecciones.

Participar en elecciones junto a los golpistas es darles un reconocimiento que no se merecen y exponerse a sus sucias maniobras e imposiciones que les permitiría resultar electos sin que hayan sido favorecidos con el voto popular, como están acostumbrados a hacerlo; pero que ahora lo harían como más descaro al saber que ni siquiera se les castiga por dar un golpe de Estado y nadie les sancionará por un “simple fraudecito electoral”. Al fin y al cabo todas las instituciones bajo su control darán fe de la “transparencia del proceso”. Las elecciones en las actuales condiciones servirían para legalizar a los golpistas, pero no significarían recuperar la constitucionalidad. La cuota de cargos que la resistencia puede obtener sólo contribuiría a validar a los usurpadores.

No se puede aceptar que Zelaya reasuma la presidencia de la República, pero queden impunes todos los delitos cometidos por los golpistas como si fueran faltas insignificantes. Desde ahora, e inmediatamente que vuelva Mel Zelaya, es necesario que haya castigo para los golpistas, sin ello no se puede decir que hay retorno a la constitucionalidad. Si Manuel Zelaya está dispuesto a cumplir esa misión, vale la pena que regrese; sino, que se quede en el extranjero y deje al pueblo que haga el esfuerzo de cumplirla por su cuenta.

Bartolo Fuentes

20 de agosto de 2009

A 54 días de resistencia

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Honduran Bosses Murder Trade Unionists As Thousands Strike Against Coup

Posted on agosto 20, 2009. Filed under: Uncategorized |

Thousands of workers are now on strike against the right-wing coup which deposed Honduran president Jose Manuel Zelaya Rosales on 28 June. Meanwhile, the coup regime has suspended civil liberties, attacked workers’ organisations and sponsored the murder of political opponents, including two prominent trade unionists.

All of Honduras’ unions have opposed the coup. Teachers, hospital workers, taxi drivers and airport workers seem to be the core of the resistance. They have been joined by, amongst others, Chiquita banana workers, who gave up a day’s pay to participate in national strike action. In response the regime has used troops to occupy hospitals; tear-gassed workers’ demonstrations; ransacked the headquarters of the General Confederation of Labour, one of Honduras’ three trade union centres; and shot up the offices of Via Campesina, a rural workers and small farmers’ organisation. 200 people have “disappeared”.

On 11 July, in the northern city of San Pedro Sula, Roger Bados, former union president at the local cement factory and an activist in the left-wing Democratic Unification party (UD), was shot by a group of men who had entered his home. (His sister and nephew’s wife were also wounded.) The same day union activist Ramon Garcia, also a UD member, was taken off a bus and killed. Both Bados and Garcia were prominent opponents of the coup.

The dominant sections of the Honduran bourgeoisie are the driving force behind the coup. Manuel Zelaya is himself a wealthy rancher, a politician from the right-wing Liberal Party who since his election in 2006 has moved towards a populist stance (though the new president installed by the coup regime, Roberto Micheletti, is also a Liberal). In addition to making links with regimes such as Chavez’s Venezuela, Zelaya has committed himself to “social transformation”, for instance by raising the minimum wage 60 percent. In a country where 70 percent of the population lives in poverty – Honduras ranks 117th in the world on the Human Development Index, as against 42nd for Costa Rica and 65th for Brazil – such measures have made him tremendously popular with the working class and poor.

The spark for the coup was Zelaya’s attempt to organise a referendum on a new constitution, which among other things would have allowed him to be re-elected [by the people in 2013]. When the military refused to oversee the vote, Zelaya sacked a leading general [the chief of the armed forces] and led a march of supporters to seize army-confiscated ballot boxes. Clearly, however, the social background to the constitutional questions is key.

One of the biggest supporters of the coup has been the Honduran Maquila Association, which represents companies producing apparel for brand-name US firms. In the US, the American Apparel & Footwear Association has joined the Chamber of Commerce and other industry groups in a statement opposing efforts to bring US economic pressure to bear on the coup leaders. Obama and Clinton have obliged by opposing the coup but refusing to refer to it as a coup, in order to avoid the suspension of US military and economic aid to Honduras. No one doubts that if the US government seriously opposed the coup, it would collapse almost immediately.

Naturally, the coup regime has set about attacking workers’ conditions – beginning by rescinding Zelaya’s increase in the minimum wage.

It is not a question of illusions in the ruling-class populist Zelaya, but of defending the gains and organisations of working class and poor. Clearly, socialists in Honduras and Latin America should oppose the coup on the basis of independent working-class mobilisation, not political support for Zelaya. At the same time, the Honduran workers are under the knife, and need the maximum possible international solidarity in resisting.

For regular updates from Honduras, and how to take action, see hondurasresists.blogspot.com

For more see http://www.labourstart.org For a background analysis by US socialist Dan La Botz, see the website of the US socialist group Solidarity

Source: http://www.workersliberty.org/story/2009/08/19/honduran-bosses-murder-trade-unionists-thousands-workers-strike-against-coup

Leer entrada completa | Make a Comment ( 2 so far )

AL PUEBLO LOS ABOGADOS LE DECIMOS LA VERDAD

Posted on agosto 18, 2009. Filed under: Uncategorized |

Nosotros, abogados hondureños y teniendo en común el compromiso ineludible de defender nuestra constitución, nos hemos integrado en un Frente de Abogados en Resistencia a fin de devolverle a nuestro pueblo la confianza perdida en nuestro gremio como producto del entreguismo y servilismo de nuestro Colegio de Abogados por los directivos que siempre han sido borregos de los dos partidos tradicionales; hoy son serviles del Partido Nacional; y ante las posiciones Golpistas de dichas autoridades, nos vemos obligados a decirle la verdad a nuestro pueblo.

Sr. Golpista Roberto Micheletti Baín

1.-Su ocupación de la presidencia es ilegítima desde todo punto de vista legal, la argumentación espuria que sus juristas han hecho, nos indica la ignorancia de sus asesores , el punto de partida para que usted fuera electo por el Congreso es la renuncia del Presidente José Manuel Zelaya Rosales, pero el a aclarado que nunca firmo esa renuncia, por otra parte usted ha dicho que fue acusado y que fue capturado atendiendo la orden de un Juez , aquí conforme a nuestra legislación penal, el conocerse su domicilio debió ser citado a comparecer ante el Juez de garantías , aun en el caso de que se hubiese librado orden de captura, debió ser presentado ante el Juez y este debió dictar una Medida Cautelar de las contenidas en el articulo 173 de Código Procesal Penal, aun así por el principio Constitucional de presunción de inocencia ( articulo 89 de la Constitución), el presidente tenía derecho a defenderse en libertad, por otra parte talvez sus “juristas “no han tenido la oportunidad de leer el contenido de los artículos 14, 15, y 101 del Código Procesal Penal, estos artículos desarrollan la inviolabilidad del derecho de defensa contenido en el artículo 82 constitucional y se refiere a que todos los compañeros tienen derecho a saber el contenido de sus acusaciones y a contar con un defensor desde el momento en que se inicia todo proceso, la infracción a estas normas provoca nulidad…eso es lo que dice la Ley.

2.- Los actos que usted dice que fueron calificados como ilegales al presidente Zelaya fueron calificados como tales por funcionarios que usted nombró; El Fiscal General del Estado, El Tribunal Supremo Electoral, la Procuraduría General de la Republica y la corte Suprema de Justicia, de manera que es evidente que usted conspiró desde la presidencia del Congreso para acumular el poder suficiente para dar el Golpe de Estado como lo han llevado a presidir el Ejecutivo, no se le olvide que cuantas veces se han lanzado como candidato presidencial: El Pueblo lo ha rechazado en las urnas.

3.- Con el civismo que ha caracterizado nuestra resistencia, pero con la firmeza de los que amamos la Patria, al amparo de la Constitución y en nuestra condición de Pueblo soberano, le exigimos su salida inmediata de Casa Presidencial, para que sea restituido el Presidente Constitucional de la Republica JOSE MANUEL ZELAYA ROSALES, que es el único Presidente que reconocemos como tal.

4.- Señor Micheletti por favor váyase, todavía tiene la oportunidad de huir, si se queda le respetaremos las garantías del debido proceso, pero lo vamos a juzgar como traidor.

FRENTE DE ABOGADOS EN RESISTENCIA ZONA NORTE

Leer entrada completa | Make a Comment ( 1 so far )

Qué hacer ante los gases lacrimógenos

Posted on agosto 15, 2009. Filed under: Uncategorized |

272-APTOPIX_Honduras_Coup_sff_embedded_prod_affiliate_81Como medida preventiva, les enviamos unas breves recomendaciones de seguridad para preservar la integridad física de las personas que utilicen su derecho a protestar.

Esta guía es un resumen traducido al español de las recomendaciones dadas por un equipo médico en las recientes manifestaciones en Seattle y Washington DC.

RECOMENDACIONES DE SEGURIDAD

1. Cubre la boca y la nariz con un pañuelo remojado en vinagre o jugo de limón para contrarrestar los efectos del gas lacrimógeno.

2. No uses vaselina como capa protectora porque atrapa los químicos en la piel.

3. No te alarmes. Trata de salir del área y busca aire fresco.

4. Enjuágate los químicos con agua.

Tratamiento contra el Spray de Pimienta

1. No te alarmes. Trata de salir del área y respira aire fresco

2. Si tienes todavía el spray húmedo, límpialo con una esponja o pad absorvente sin regártelo por el área afectada. Si mueves el químico por la piel, aumentarás el área afectada.

3. Aplicar el “Tratamiento Seattle”.(Ver abajo)

Tratamiento Seattle

1. Busca una botella, preferiblemente de plástico, que sea fácil de abrir y cerrar.

2. Añadir de 10% a 15% de aceite mineral o vegetal.

3. Llenar el resto con agua.

4. Añadir una cucharada de líquido de fregar.

5. Menea la botella hasta que todo se disuelva parejo. Si no se disuelve parejo, añadir otra cucharada de jabón.

6. Tener una segunda botella de agua para enjuagarse la solución.

7. Aplique la solución en un paño o directamente y limpie el área afectada. Cuidado con los ojos.

8. Enjuague la solución con agua.

Los lentes o máscaras de nadador y buceo constituyen una buena protección para los ojos.

¿Qué hacer ante los gases lacrimógenos?

Estos gases son compuestos hidrocarbonados y por lo tanto solubles en grasas que por sus efectos son utilizados para dispersar manifestaciones. Son armas químicas.

¿Cuáles son sus efectos?

Los gases lacrimógenos causan enrojecimiento de los ojos, espasmo de los párpados que obliga a cerrarlos, lagrimeo, irritación de las vías aéreas causando dificultad para respirar, tos, nauseas y vómitos. Sobre la piel pueden causar quemaduras.

¿Qué medidas podemos tomar para evitar o disminuir sus efectos?

En cuanto a la vestimenta, no son convenientes los géneros como la franela o similares, ya que la transpiración potencia el efecto del gas. Del mismo modo, no es apropiado vestirse con prendas de ropa pequeñas, que dejen la piel en exposición. En el caso tener el cabello largo, es conveniente recogerlo bajo un gorro o pañoleta, ya que el gas impregna el cabello, prolongando su efecto. Si es posible, no lleve lentes de contacto.

Si su kit de marcha no incluye máscara anti-gas, le recomendamos un pañuelo impregnado con vinagre, para cubrir su nariz y boca. Para protección adicional usted puede llevar un tapabocas de cirujano o una máscara de pintor y colocar por fuera el pañuelo con vinagre. Si no consigue vinagre, puede mojar el pañuelo en agua o impregnarlo en jugo de limón. El trapo húmedo es capaz de filtrar los gases en forma más efectiva. En todo caso, el pañuelo o paño, no debe ser muy grande, ni muy grueso, ya que ello dificultará su respiración.

Se puede utilizar amoníaco, impregnado en un algodón. Se aspira fuertemente y ayuda a despejar las vías respiratorias. Su uso debe ser espaciado en el tiempo y limitado en sus dosis (una o dos aplicaciones). Las personas asmáticas, o con otras enfermedades respiratorias, es preferible que se abstengan de su uso. Como el amoníaco se evapora rápidamente, es necesario contar con una o más personas que porten un recipiente con dicho elemento.

También es de cierta utilidad chupar trozos de limón. Se puede aplicar sal bajo los ojos, ya que absorbe la secreción del lagrimal que genera el gs lacrimógeno. Los lentes de nadador o antiparras constituyen una buena protección para los ojos.

Los efectos de los gases lacrimógenos pueden ser perjudiciales para el feto, así que si está embarazada o lo sospecha, acompáñenos desde su casa.

Los gases lacrimógenos pueden inducir episodios de asma, así que, si es asmático, traiga su inhalador y salga de la manifestación al primer indicio de gases lacrimógenos. Cuidados similares deberá tener una persona que sufra de alguna enfermedad cardíaca. Debe evitarse fumar durante la movilización, ya que disminuye las capacidades respiratorias, que se encuentran afectadas por el gas.

¿Qué hacer ante un ataque con gas lacrimógeno?

En general, es posible determinar cuando el ataque es inminente, en ese momento y sobre todo en la vía pública, hay que tratar de determinar la existencia de brisas o viento, y su dirección. Ello ayuda a esquivar el gas con más éxito.

La primera reacción ante el disparo de bombas lacrimógenas debe ser mantener la calma. Dadas las características del proyectil, su tamaño y diseño implican una mayor resistencia al aire, por lo que existe un lapso de tiempo en el cual uno puede advertir la dirección y posible lugar de caída de la bomba. Por cierto, esto depende del tipo de bomba, de la distancia del policía respecto de los manifestantes y del ángulo de tiro con el cual fue disparado el proyectil (en línea recta o en una parábola). En cualquier caso, es imprescindible no perder de vista el proyectil o su estela, no darle la espalda a la policía y no correr. Ante el disparo de una bomba lacrimógena es posible replegarse con rapidez, sin necesidad de perder el control. Todo esto tiene como objetivo el tratar de evitar que el proyectil impacte en el cuerpo.

La protección de la nariz y boca se inicia cuando son disparadas las bombas lacrimógenas, no cuando ellas ya han caído en las proximidades y han comenzando a expandir el gas, el objetivo es inhalar la menor cantidad posible del mismo.

La neutralización de las bombas lacrimógenas puede ser intentada de diversas maneras: cubriéndola con un paño grueso y húmedo; cubriéndola con tierra; sumergiéndola en un recipiente con agua; quemando materiales de rápida combustión, ubicados muy próximos a la bomba lacrimógena. Para todos los efectos, es conveniente tomar la bomba lacrimógena con guantes industriales o un paño grueso mojado, para evitar quemaduras. Cualquiera de estas modalidades requiere una rápida capacidad de reacción, ya que el gas se expande con velocidad. Lo anterior supone que los implementos necesarios para la neutralización deben estar preparados de antemano, así como definidos los responsables de esta tarea.

La devolución de las bombas lacrimógenas se puede realizar con la mano o el pie. En ambos casos tiene sus riesgos: al devolver la bomba con la mano, el gas envolverá a quien la arroje; al hacerlo con el pie, la dirección de la trayectoria de la bomba suele ser incierta. En términos generales, en las dos modalidades, el resultado final es más simbólico que concreto, ya que el gas continúa esparciéndose y el alcance de la devolución no suele ir más allá de los cincuenta metros.

En cualquier circunstancia, se debe tratar de salir del área afectada, buscando aire fresco. Si el gas lacrimógeno rodea a la persona por todas partes o bien se encuentra en un reducto cerrado, imposibilitado de salir, no debe correr ni agitarse, ya que eso aumenta la actividad respiratoria, haciéndolo inhalar más gas. El afectado debe arrojarse al piso, cerrando los ojos y respirando a través del paño o pañuelo. El gas tiende a subir, y se debe esperar dicha condición en la posición descrita. Es una de las situaciones más extremas y requiere que el afectado mantenga un gran control de sus nervios. En esta circunstancia es probable que surjan deseos de vomitar, hay que tratar de no toser (si es que ello es posible) por que esto les hará inhalar más gas, no se deben abrir los ojos y menos tocárselos, ya que ello permite una mayor absorción del gas.

En lo posible, luego de un ataque con gas lacrimógeno, hay que tratar de encontrar un sector con aire fresco. Es conveniente relajar la actividad corporal, sentándose o acostándose en el suelo, respirando profundamente ese aire. Si es posible, es conveniente enguajar la boca con agua y limpiar las fosas nasales. No hay que mojarse el resto del rostro y menos los ojos, porque aumenta el efecto del gas.

Por último, al volver a casa, hay que quitarse la ropa utilizada en la manifestación lo más prontamente posible, más aún si en el hogar se encuentran niños pequeños. Al bañarse, para quitarse los residuos de los gases en la piel, se debe hacer sin restregar.

Nelly DelCid

Leer entrada completa | Make a Comment ( 34 so far )

LUCHA DE CLASES EN HONDURAS

Posted on agosto 15, 2009. Filed under: Uncategorized |

AMÉRICA LATINA

El Imperio contra Latinoamérica

Estados Unidos, bajo el criterio político nacional del “destino manifiesto”, ha mantenido el objetivo de dominación mundial durante toda su interesante historia, realizándolo por oleadas: 1ª sometimiento de los indios, 2ª colonización de Latinoamérica, 3ª hegemonía sobre Europa, y 4ª lograr el Imperio mundial.

-Neocolonialismo en la Guerra Fría

No cabe duda que, durante los años 70 y 80 del siglo XX y en plena Guerra Fría,  el establecimiento de dictaduras en los países de Sudamérica, Centroamérica y El Caribe ha sido promovido, financiado y dirigido por Estados Unidos, favoreciendo con ello, sus propios intereses y los de las oligarquías, fuerzas armadas y multinacionales, pero siempre en contra de las clases populares y sus organizaciones. Fue históricamente la época más trágica para los pueblos  del Continente. ¿Quién no recuerda el “Plan Cóndor”, la estrategia de la “Seguridad Nacional”, la “vía anticomunista”? ¿Asimismo, la “tierra arrasada” y  la “Escuela de las Américas”?. Entre otros, hubo el golpe de Estado al presidente progresista Joao Goulart en Brasil (1964), golpe al presidente y militar aperturista Juan José Torres en Bolivia (1971), asesinato del socialista Allende en Chile (1973), derrocamiento de la moderada Isabel de Perón en Argentina (1976). Varias dictaduras más se implantaron en Guatemala, Paraguay, Honduras y otros países. No podemos olvidar la invasión norteamericana a Granada y a Haití, etc.

El uso estratégico del territorio hondureño por el Imperio “clama al cielo”. Primero, de allí salió el ejército guatemalteco para acabar con la democracia en el país de la “eterna primavera” que ocasionó una guerra civil con 200.000 muertos. Posteriormente, se usó para campamentos militares de la “Contra” con la intención de derrocar al Frente Sandinista en Nicaragua; en este conflicto fenecieron alrededor de 60.000 víctimas inocentes. En la guerra contrainsurgente en el Salvador murieron unas 80.000 personas. En la represión en Honduras se calcula que cayeron de 15 a 20.000 ciudadanos.

Sin embargo, la lucha armada, emprendida por sectores populares contra sus propias dictaduras, no llegó a dar el resultado de emancipación al que aspiraban.

Precisamente, en este contexto represivo y opresivo para los pueblos latinoamericanos, donde surgió la Teología de la Liberación, que tanto han combatido el Vaticano, diversas conferencias episcopales y obispos. Evidentemente las oligarquías de Estados Unidos y de las naciones latinas siempre han tratado de extirparla.

Pero, una vez desmantelado el muro de Berlín, las guerrillas van abandonando las armas y se transforman en organizaciones políticas mediante Acuerdos de Paz aunque, por desgracia, quedaron intactos los aparatos represivos en los países donde se instauraron las democracias formales, siempre sometidas a los intereses de Estados Unidos.

Ahora bien, por la vía democrática, ciertos países latinoamericanos van comenzando a establecer una moderada autonomía respecto a la neocolonización a la que les tiene sometido Estados Unidos. Diversas fuerzas políticas aperturistas van asumiendo el poder, entre ellos, se pueden citar a Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay. Incluso otros más firmes como son Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y El Salvador, a los que se les ha unido Cuba. A su vez, van en ascenso partidos de la izquierda y organizaciones populares en México, Perú, Guatemala y alguno más.

Lógicamente los estrategas del Imperio ven que bastantes pueblos de América Latina se les están zafando de su dominio pleno. Tal vez piensen que hay que frenarlos. Aquí se pueden enmarcar los intentos de golpe de Estado en Venezuela y Bolivia; así como las maniobras para echar abajo al presidente de Ecuador. En todos han intervenido los estrategas de Estados Unidos aliados con las respectivas burguesías. Pero, permanecen fieles al Imperio, el gobierno de Colombia con Uribe y el gobierno de Perú con Alan García. Uribe intenta, incluso, ceder territorio para siete bases norteamericanas. A ello se oponen, escandalizados, la mayoría de países de Sudamérica, pues supondrán más peligro y una escalada militar en América Latina.

-ALBA frente al ALCA

Por otro lado, los países aperturistas de Latinoamérica han sido capaces de frenar el intento de Estados Unidos en cuanto a implementar para todo el Continente el ya inservible ALCA; que no es ni más ni menos que un Tratado de Libre Comercio desde Canadá hasta Chile, para que las multinacionales estadounidenses saquearan las riquezas y materias primas, sometiendo a chantaje económico a las naciones. No les ha dado resultado por la oposición de los países socialistas.

Sin embargo, sí parece que está dando frutos el ALBA (con 10 países adscritos ya), que viene a ser un tratado en plan de igualdad entre los Estados latinoamericanos que libremente deseen integrarse. Además, se han constituido otras estructuras como son: Petrocaribe, Banco del Sur, Grupo de Río, Unasur (donde se piensa integrar al Mercosur y a la Comunidad Andina). Todas ellas están potenciando a los países de América Latina política y económicamente, con lo cual les van dando capacidad para dialogar y competir en plan de igualdad con el Imperio.


HONDURAS

Democracia de baja calidad

-Realidad decepcionante

A Honduras se la considera una de las “repúblicas bananeras”, con unos 7,1 millones de habitantes y el 70% en la pobreza. Su población se compone de: 90% mestiza, 6% amerindia, 2% negros y 1% blancos (europeos, árabes y norteamericanos). Es uno de los Estados Latinoamericanos más dependiente de Estados Unidos; explotado por la oligarquía y las multinacionales; tutelada su democracia por las Fuerzas Armadas; donde la corrupción, el narcotráfico y la delincuencia mantienen relaciones económicas y extraoficiales con la clase empresarial, militar, judicial, parlamentaria, gubernamental y con los partidos políticos. Es el segundo país más subdesarrollado del Continente y uno de los más violentos.

En Honduras hay un bipartidismo. Desde las elecciones del 2005 las fuerzas políticas resultantes fueron: el Partido Liberal (PL) -al que pertenecen Mel Zelaya y Roberto Micheletti, ambos conservadores y neoliberales-, con 63 congresistas y el Partido Nacionalista (PN) con 54 congresistas. Además, hay otros partidos políticos minoritarios: DC, PINU y UD que, entre las tres, suman 11 congresistas. En total el Congreso Nacional lo componen 128 miembros. De los 63 congresistas del Partido Liberal, 13 están a favor de la vuelta de Mel Zelaya.

En las elecciones de noviembre 2009, se presentan para candidatos: Pepe Lobo por el Partido Nacionalista (partidario de implantar la pena de muerte), Elvin Santos por el Partido Liberal (participante en el golpe de Estado contra Mel). Además los otros tres partidos minoritarios presentan a los suyos. Pero en estas elecciones hay una novedad, Carlos H. Reyes, se presenta como independiente y procede del sindicalismo (aunque no está totalmente de acuerdo con Mel, es uno de los que más está luchando por el respeto a la Constitución y la vuelta del legítimo presidente).

Las cúpulas de la Iglesia Católica y de las denominaciones evangélicas mantienen, en líneas generales, un conservadurismo humanista, con un buen prestigio ante la ciudadanía.

-Apertura o Cerrazón

Las primarias para candidato presidencial por el Partido Liberal, frente a Micheletti, las ganó Mel Zelaya en reñida competencia; elegido, luego, presidente en las elecciones del 2005.

Apertura. Zelaya, aunque de familia acomodada, terrateniente y liberal, constata que Estados Unidos le vende el petróleo caro y que no cede ninguna base militar que tiene en el país; además, las multinacionales saquean las materias primas y la oligarquía sólo se preocupa por sus ganancias. Por ello, quiso acercarse a los países del ALBA al considerar que obtendría más ventajas económicas y petroleras que con Estados Unidos; también dialogó con las organizaciones populares hondureñas para recabar su apoyo frente a la oposición política conservadora. Aun en medio de la corrupción política y la violencia delincuencial (que no hay quien las pare en Honduras), subió el salario mínimo, elevó las retribuciones a militares y funcionarios, frenó las privatizaciones de empresas públicas (salud, electricidad, energía, puertos) y trató de aliviar la economía del país, con mejor o peor acierto. Incluso, restableció las relaciones diplomáticas con Cuba y trato de compartir para uso comercial la base aérea militar de Palmerota (con disgusto de EE UU.). El objetivo del gobierno Zelaya, era hacer los cambios dentro del sistema neoliberal, en buenas relaciones con Norteamérica y en el marco de la globalización. Pero a los ricos les parecieron intolerables esas pretensiones.

Se sabe, según declaraciones de Gerardo Yong el 19 de julio, que por prospecciones de una Compañía Noruega convocada por el Presidente Zelaya, se ha encontrado petróleo en territorio hondureño; por ello Zelaya se incorporó a Petrocaribe.

Ahora bien, para evitar el saqueo de las materias primas, minas, y el posible petróleo hondureño, era necesario reformar la Constitución frente a la avaricia de las multinacionales extranjeras y del Imperio Norteamericano. Para ello, una vez obtenido el aval de 400.000 firmas, se le ocurrió la consulta el día 28 de junio  (simple encuesta o sondeo), para si el pueblo quería una cuarta urna en las elecciones en noviembre del 2009 que sirviera de referéndum en cuanto a nombrar una Asamblea Nacional Constituyente, para, si fuese necesario, reformar la Constitución. Nunca pretendió perpetuarse en el poder ni presentarse siquiera a un segundo mandato como dicen sus enemigos políticos a través de los medios de comunicación afines. Esas actuaciones y esa consulta, según Ignacio Ramonet, no son ilegales.

Cerrazón. Las medidas perjudicaban los intereses de los sectores conservadores de Estados Unidos (Republicanos, Pentágono, CIA y Departamento de Estado), así como los de la Oligarquía hondureña, empresariado y multinacionales, a los que se unieron los sectores más reaccionarios de jueces y parlamentarios; asimismo, los partidos burgueses. Para escándalo del pueblo, los de su propio partido liberal estaban en contra de Mel. Todos ellos odian a Chávez y a su proyecto bolivariano, el Imperio por ambición dominadora, mientras que los grupos del poder hondureño: unos por intereses, otros por miedo a Estados Unidos y otros por ideología reaccionaria y servilismo al Imperio.

-Conflicto

La lucha de clases es clara. En el Continente: ALCA contra ALBA, Estados Unidos contra gobiernos progresistas. Y en Honduras: La ALIANZA BURGUESA, integrada por el poder norteamericano, las multinacionales, la Oligarquía y el empresariado -así como los sometidos tres poderes del Estado y los medios de comunicación afines-, (las cúpulas de las Iglesias católica y evangélica, mantienen relaciones con esos colectivos). Todos ellos contra  EL PUEBLO, integrado por los pobres, los trabajadores, los campesinos, los indígenas y negros, los pequeños comerciantes, los estudiantes, las amas de casa y sus organizaciones populares. Están enfrentadas, pues, las fuerzas golpistas contra el Frente de Resistencia (en donde se coordinan, entre otras organizaciones: Bloque Popular, Vía Campesina, Frente de Abogados, Partido de Unificación democrática (PUD) y las centrales obreras CUTH, CGT Y CTH. A las que se añaden FUTH y CNTC. También organizaciones de estudiantes, feministas y movimientos de base y juveniles de la Iglesia Católica; instancias de derechos humanos y Unión de Escritores y Artistas).

Los acontecimientos

-Golpe de Estado

El 28 de junio, por orden del general Romeo Vásquez (que años atrás fue preso junto al teniente coronel Wilfredo Leva Cabrera, por apadrinar una mafia internacional roba coches llamada “Banda da los Trece”), ejecutó el golpe de Estado. Unos días antes del golpe, fue destituido dicho Comandante del Estado Mayor por Zelaya al negarse a colaborar en la consulta popular del 28 de junio y, luego, restituido en su cargo por la Corte Suprema de Justicia con el consentimiento mayoritario del Parlamento y del Tribunal Electoral.

Soldados hondureños sacan en pijama en horas intempestivas de la madrugada al legítimo presidente de la nación hondureña cuando descansaba en su hogar familiar, le montan en un avión militar y le sueltan en San José de Costa Rica. Para escándalo mundial, el golpe de Estado se ha vuelto a dar en Latinoamérica, cuando, en la lucha por el poder, ya se creía superado ese recurso armado en la actualidad democrática del Continente.

Los enemigos de Mel afirman que no es golpe de Estado, sino que el presidente Zelaya, con la consulta popular (legal), se había rebelado contra la Constitución y, por tanto, según las leyes vigentes, ya no era presidente, lo que obligó a nombrar a su enemigo político del mismo partido, Roberto Micheletti (enriquecido a partir del transporte y presidente del Congreso), nuevo jefe de la nación hasta las elecciones de noviembre 2009 (la toma de posesión del candidato elegido será en enero 2010). Pero la motivación fundamental es que la clase política y económica de Honduras rechazó visceralmente el acercamiento al ALBA y el suave distanciamiento en las relaciones con Estados Unidos. Están acostumbrados a la sumisión al Imperio y les molesta cualquier otra opción, aunque sea beneficiosa para el bien común del pueblo hondureño.

-Condenas y movilizaciones

La opinión internacional no se hizo esperar. Han condenado el golpe de Estado en Honduras la Organización de Estados Americanos (OEA), las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE), los presidentes de América Latina menos el de Colombia y el del Perú. Hasta el Sr. Obama, como presidente de Estados Unidos condenó el golpe y pidió que se restituyera en su puesto a Mel Zelaya.

El movimiento popular, estudiantil y profesional, entre otros, junto con los sectores conscientes de la población hondureña en respuesta pacífica emprendieron las movilizaciones, toma de carreteras, marchas y concentraciones para exigir la restitución de Mel Zelaya presidente, considerando ilegal a Micheletti y su equipo de gobierno. Y a pesar del tiempo transcurrido, no dejan de manifestarse casi a diario en bastantes departamentos del país, especialmente en la capital de Tegucigalpa y en la ciudad industrial de San Pedro Sula. En cuanto al ejército, solamente se han declarado en contra, de forma clandestina y suave, algunos oficiales y suboficiales contrarios al uso de las Fuerzas Armadas para el golpe y la represión

Preparación del golpe

Las dos caras de Estados Unidos.

Ante todo hay que saber que, así como Colombia sirve al Imperio para el control de los países de Sudamérica, Honduras es la base estratégica de Estados Unidos para mantener sus intereses geopolíticos en los países Centroamericanos con los que ha firmado un TLC. Pero aunque ya ha pasado el periodo de la extrema derecha de Bush, permanece inalterable la era del imperialismo. Por eso, Obama (más humanista) con los sectores moderados de Norteamérica condenó el golpe suavemente. La Sra. Clinton, en este conflicto, está adoptando una postura ambigua. Pero las fuerzas conservadoras del Partido Republicano y del Partido Demócrata, con la poderosa influencia del ex-vicepresidente  Dick Cheney junto a Bush, la CIA, el Pentágono y el Departamento de Estado, vieron que había que dar una respuesta al movimiento político progresista latinoamericano. Si fracasaron los intentos de derrocar a Chávez de Venezuela, Evo Morales de Bolivia  y Correa de Ecuador, sería más fácil frenar las aspiraciones de progreso de Mel Zelaya contrarias a los intereses imperiales, aprovechando que hasta los congresistas de su propio Partido Liberal le daban la espalda.

Hay que tener en cuenta que de la población laboral activa de Estados Unidos, está empleada el 10% en la poderosa industria de armamento. USA no puede pasar sin dejar de provocar guerras directa o indirectamente, ni de favorecer el importante comercio de armas; le va en ello su grandeza. Además, para mantener su capacidad militar e industrial necesita controlar las fuentes petroleras y gasísticas allá donde existan. De ahí la agresividad contra los países petroleros, que no se le someten, ya sean Irak e Irán, o Venezuela, Bolivia y posiblemente Honduras. Al parecer ya está confirmado que en Cuba hay petróleo también. Trata de llegar el primero frente a sus fuertes competidores directos, como son China, India, Rusia, UE, etc.

-Oligarquía nacional.

Mel, aunque teniendo el apoyo del Movimiento Popular, se había quedado solo en su acercamiento al ALBA y a Petrocaribe, así como en sus aspiraciones de soberanía nacional y control de las riquezas del país. Se le oponían las fuerzas que dominaban en las instituciones del Estado: los mandos superiores del Ejércitos, el Congreso Nacional, la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Electoral, las organizaciones de la empresa privada, las multinacionales y maquilas extranjeras, los medios de comunicación afines (prensa, radio y televisión) las cúpulas de las iglesias evangélicas y la mayoría de obispos católicos, principalmente el Cardenal Óscar Rodríguez. Sin embargo, están por la vuelta de Mel, Mons. Santos y algún otro prelado. Todavía perdura la ideología anticomunista junto con los intereses oligárquicos. Asimismo, una minoría de sacerdotes han condenado tácita o expresamente el golpe, entre ellos están, los jesuitas y los dominicos, así como varias comunidades eclesiales y de religiosas.

-La financiación del golpe de Estado

Estuvo a cargo de las fuerzas conservadoras norteamericanas y los poderes económicos y oligárquicos hondureños junto con empresas privadas. Destacando empresarios como el expresidente de Honduras (1988-1992) Carlos Roberto Facussé, Jaime Rosenthal y Gilberto Goldstán que dirige el grupo “Continental” (emporio que monopoliza la banca, la agroindustria y los medios de comunicación). Además, contribuyeron dentro de la oligarquía que controla el 90% de la riqueza producida en el país, los señores José Rafael Ferrari, Juan Canahuati, el financiero Camilo Atala, el maderero José Lamas, los empresario energéticos Fredy Násser y Jacobo Catan, el industrial azucarero Guillermo Lippman y el constructor Rafael Flores. También Miguel Facussé, que monopoliza la palma del aceite, y que fue condecorado por el Senado colombiano en 2004 con la Orden del Mérito a la Democracia.

Asimismo contribuyó al golpe, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), vinculado con el narcotráfico, según rumores.

-Gestación del golpe

Organizaron el golpe de Estado: Por parte del Imperio, el embajador norteamericano en Honduras Hugo Llorens, de procedencia cubana, apoyado y planificado, entre otros, por John Dimitri Negroponte embajador de USA en tiempos de Reagan (1981-1985), Otto Reich y Roberto Carmona. Todos respaldados por un pequeño grupo de la CIA.

A los encuentros decisivos, además de una representación norteamericana asistieron una representación hondureña del Congreso, jueces y magistrados, Fuerzas Armadas y Empresa Privada. Por supuesto, destacaron Roberto Canahuatti, presidente del Congreso y el general golpista Romeo Vásquez.

Algunas opiniones afirman que el cardenal Mons. Óscar Rodríguez estuvo al corriente e incluso debió participar en algunas de las reuniones preparatorias. Pero no están confirmadas. Es una pena, pues el gran prestigio ganado como obispo progresista, que incluso se pensó en él para suceder a Juan Pablo II,  lo haya perdido por una mala decisión. Hace unos días quiso dar una conferencia en El Salvador sobre la última encíclica del papa Benedicto XVI, “Caritas in Veritate”, y los estudiantes salvadoreños se lo impidieron abucheándole.

Repercusiones

-Represión

Ante las masivas movilizaciones pacíficas, que durante más de mes y medio mantienen los sectores populares conducidos por el Movimiento de Resistencia contra el golpe, Micheletti y Romeo Vásquez han planificado – con ayuda no oficial Norteamérica- una contundente represión, mediante toques de queda, disparos y golpes contra la multitud, restricción de la justicia, limitación de libertades incluida la de prensa, secuestros y encarcelamiento, torturas y malos tratos, amenazas a familiares de líderes populares, aterrorizar a la población con el ejército en las calles y otras formas represivas más.. Algunos sacerdotes están amenazados.

Que se sepa, ya hay contabilizados unos 2.200 detenidos (el 60% en manifestaciones), más de 200 heridos o lesionados y unos 7 muertos. Pero puede que haya más, dada la escasa capacidad organizativa del país para evaluar estos sucesos. Unos de los represaliados ha sido Carlos H, Reyes, que al ser golpeado por los soldados en una de las manifestaciones, se cayó por un barranco y se rompió un brazo y magullado una pierna. Ahora permanece escayolado en un hospital, firme en la lucha, animando las manifestaciones y defendido por sus partidarios.

Billy Joya, fue elegido por Micheletti para dirigir la Seguridad del Estado y la represión. Este señor, con su bárbaro Batallón 316, fue el encargado de las desapariciones de muchos ciudadanos en los años 80, sospechosos de izquierdistas, entre ellos, 184 personas confirmadas.

-Negociación

Mel intentó dos veces ingresar al país desde Nicaragua: una por aire y otra por tierra. Ambas fueron impedidas por los soldados hondureños con sendos y aparatosos despliegues militares. Ya se conoce que no se permitirá entrar en Honduras a Miguel Insulza al frente de una misión de la OEA que preside,  para mediar en el conflicto; si acaso sólo como turista.

En el Departamento de Estado Norteamericano se estableció un plan de negociación en Costa Rica entre el presidente expulsado Mel Zelaya y el presidente golpista Roberto Micheletti, bajo la dirección del pronorteamericano expresidente de Costa Rica y Premio Nóbel de la Paz por mediar en las desmovilizaciones de las guerrillas en los años 80, Oscar Arias. Se trataba de que volviera Mel pero abandonando las pretensiones de reforma constitucional, perjudicial para el Imperio y la oligarquía. Ni Mel acepta volver en esas condiciones, ni tampoco Micheletti permite que vuelva Zelaya al país. Mientras, las movilizaciones y la represión continúan. Resumiendo: tanto EE UU como la UE y España, están de acuerdo en que vuelva Mel pero aceptando las condiciones de los golpistas. ¿Permanecerán así hasta las elecciones de noviembre 2009…?

-Paralización del país

Debido a la cerrazón de Micheletti, los militares  y otros golpistas, varios países latinoamericanos ya han suprimido las ayudas y disminuido el comercio con Honduras, entre ellos, Venezuela que ha dejado de enviar petróleo. A su vez, España y la Unión Europea dicen estar decididas a congelar las ayudas. Estados Unidos se lo está pensando ¿Será verdad…?

El país está medio paralizado por los sectores populares: maestros, estudiantes, trabajadores, campesinos… (En 1954 para lograr la jornada de 8 horas y otras reivindicaciones la clase obrera hondureña fue capaz de resistir tres meses en huelga). Es evidente que el golpe de Estado está causando un desastre económico de grandes proporciones a un país subdesarrollado y con la mayoría de sus habitantes en la pobreza.

Mejor hubiera sido que le hubieran juzgado a Mel, mediante la designación de un tribunal, unos jueces, unos fiscales y unos abogados defensores, y no un golpe de Estado que ya se creían superados en América. Claro, que un juicio político hubiera durado muchos meses.

Ahora bien, si hay que juzgar a Mel Zelaya, muchos estiman que habría que juzgar, asimismo, a los principales protagonistas de la Corte Suprema de Justicia, del Parlamento, anteriores presidentes de gobierno, dirigentes de grandes empresas privadas y multinacionales, pues todos ellos, según organizaciones de derechos humanos, han infringido e infringen las leyes del Estado hondureño, incluido el Sr. Micheletti.

La solidaridad con los empobrecidos y el apoyo a sus libertadores, serán siempre una esperanza para conseguir un mundo mejor

Agosto de 2009

Pedro Serrano

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

El Candidato Antigolpe

Posted on agosto 13, 2009. Filed under: Uncategorized |

carloshreyesCarlos Reyes es candidato independiente a la presidencia de Honduras. Dirigente sindical desde hace más de 40 años, hoy es uno de los líderes del Bloque Popular (BP), el frente de la resistencia contra el golpe de Estado del 28 de junio. “Pertenezco al movimiento popular desde el ’59. Esto es un combate histórico contra los partidos tradicionales y la oligarquía que somete al país. Mi candidatura es sólo una etapa más en toda esta lucha”, explica a Página/12 por teléfono desde Tegucigalpa.

Lo cierto es que hasta hace dos meses su candidatura era casi testimonial. Pero, desde el golpe, la situación cambió. Su figura comenzó a crecer. Hoy, en Honduras, Reyes es el único candidato antigolpe [no olvidemos a César Ham del PUD].

Poco a poco, Reyes empieza a ser visto por vastos sectores populares como el candidato del derrocado presidente Manuel Zelaya. “La gente lo está interpretando de esa manera”, se limita a decir. Rápido, Reyes aclara que todavía duda si presentarse o no, que lo principal es la vuelta de Mel. Que desde el BP no quieren ser funcionales al régimen de facto. Pero los días pasan y su candidatura, por ahora, sigue en pie.

Según Reyes, la gente no es la única en identificarlo como el candidato afín al presidente constitucional. “Lo curioso es que desde la dictadura no paran de difamarme como el candidato de Zelaya, como el candidato chavista y hasta comunista”, señala entre risas. “Pero todo eso es un arma de doble filo”, desliza. Doble filo porque, según él, cada vez más la gente lo para por las calles de Tegucigalpa y lo saluda. Le da fuerzas y le dice que tiene que estampar su nombre en una boleta para ser la opción de los hondureños.

Cuanto más lo rechazan desde el gobierno de facto, mayor reconocimiento recoge por las calles. “Y no pasa lo mismo con los otros candidatos”, cuenta Reyes, en alusión a Elvin Santos, el candidato del Partido Liberal (PL), el partido de Zelaya, y Porfirio Lobo Sosa, del Partido Nacional (PN), ambos conservadores. “Al primero le tiraron con bombas de agua cuando fue a la universidad la semana pasada. Y el segundo tenía pensado por estos días ir de campaña por Olancho, que es su departamento natal, pero también el de Zelaya. Por eso, desde los movimientos campesinos le avisaron que mejor ni pasara por ahí”, detalla Reyes. Y Lobo Sosa no fue. La dictadura encabezada por Roberto Micheletti no sólo lo difama. Hace diez días, en una manifestación en la que se encontraba cortando una ruta en las afueras de la capital, la policía lo molió a bastonazos. Como resultado de la golpiza, Reyes, de 68 años, pasó la última semana en el hospital. Le partieron una oreja y le fracturaron un brazo y la muñeca. Durante esos días, Zelaya lo llamó.

En esa conversación, el presidente constitucional le dijo que, llegado el caso, habrá que pensar en hacer alguna clase de alianza [la Alianza Popular con el PUD y una facción del PL]. Se despidió y le deseó que se mejore. Reyes le cuenta a este diario que, durante los años del gobierno de Zelaya, el Bloque Popular no era precisamente oficialista. “Lo acompañábamos de manera crítica, fustigándolo cuando creíamos que hacía las cosas mal”, explica. “Pero apoyamos la suba del salario mínimo, el acuerdo con Petrocaribe y el ingreso al ALBA. Apoyábamos la consulta popular”, detalla.

Y eso un sector de los liberales lo sabe. Reyes cuenta que este último domingo hubo un mitin del sector del Partido Liberal que apoya a Zelaya y que, durante el encuentro, un amplio grupo de dirigentes decidió impugnar a Elvin Santos, el actual candidato de esa formación, por su connivencia con los golpistas. Lo que se empieza a especular, admite Reyes, es que estos liberales llamen a su electorado a votar por su candidatura.

Hoy por hoy, según admite el dirigente del Sindicato de Bebidas, en Honduras no hay encuestas ni datos confiables sobre la campaña. De hecho, casi nadie habla acerca de ello de forma aislada sino siempre como una variable más de la coyuntura actual y de las posibles salidas. Por eso Reyes insiste con que tiene dudas. “Todo depende de con qué niveles de represión se llegue a los comicios y si éstos se garantizan por la comunidad internacional. No vamos a presentarnos si la gente no quiere que lo hagamos”, afirma. Para saber qué quiere la gente que lo apoya, de acuerdo con Reyes, en pocas semanas comenzarán a consultar a las casi 70 mil personas que avalaron con sus firmas su candidatura.

En cuanto se recupere, vuelve a marchar por las calles junto a la resistencia, aunque su seguridad, según él, no esté garantizada. “Soy un blanco fácil, más aún con el mote de candidato zelayista”, asegura.

Entrevista: Martín Suaya.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-129758-2009-08-11.html

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Carlos H. Reyes: “Hablar de democracia en este país es mentira”

Posted on agosto 10, 2009. Filed under: Uncategorized |

Entrevista con Carlos H. Reyes, primer candidato independiente a la presidencia de Honduras y líder de la Resistencia contra el golpe

Sindicalista y líder de la resistencia contra el golpe, Reyes habla desde un hospital sobre la radicalización de Honduras y asegura que los golpistas se mantienen con el apoyo de un poderoso sector del gobierno estdounidense. El candidato presidencial cree que el golpe trasciende Honduras y se mantiene para mandar un mensaje a Latinoamérica: “de aquí no pasan”, dice, en alusión a los fantasmas del Socialismo del Siglo XXI. ¿La salida? Depende, dice otra vez, de la actitud de Washington.

Daniel Valencia
Desde Tegucigalpa, Honduras

Carlos H. Reyes es más sindicalista que político. La camisa de la última condición se la puso hasta abril de este año, cuando asegura que motivado por el “movimiento popular”, por el desencanto de los partidos tradicionales y por el anhelo reivindicativo de los derechos civiles y laborales, aceptó poner su nombre para la historia. Reyes es el primer candidato independiente que busca la presidencia de su país.

Dice que está metido en el movimiento popular desde que era estudiante, y en el movimiento sindical desde el 59. Antes de ser candidato era –y es- el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria de las Bebidas (Stibys) “donde está el de la Coca Cola, el de la Pepsi Cola, el de los rones y el aguardiente”, dice.

Después del golpe, H. Reyes se convirtió en uno de los líderes del Frente Nacional Contra el Golpe de Estado y hasta la semana pasada ejercía su liderazgo encabezando marchas.

El jueves 30 de julio, el veterano sindicalista de 68 años y candidato oficialmente inscrito –lanzó su candidatura el 29 de abril – se fue a marchar para protestar contra el golpe, apostándole a cerrar la carretera hacia el norte, en Tegucigalpa. Esa marcha se dividió en dos grupos y en uno de ellos cayó herido el profesor Roger Vallejo, que falleció  dos días después. El grupo que lideró H. Reyes también fue alcanzado y a él un policía le asestó un macanazo en la oreja derecha que le hizo perder el equilibrio y caer detrás de un alto muro, con todo el peso de su cuerpo sobre su brazo derecho, que se quebró.

Fue capturado junto a otros 67 manifestantes y a él, por sus fracturas, lograron sacarlo de la posta policial y trasladarlo a un hospital del Seguro Social de la capital. Ahí, un grupo de vigilantes liados a la causa lo custodian, y no dejan pasar a nadie que no tenga autorización ni dan la ubicación de su cuarto, resguardado en un edificio de cinco plantas, hasta no tener certeza de que su vida, dicen, no corre peligro. Hasta los doctores que llegan a hacerle las rondas son auscultados por dos de sus compañeros del movimiento, apostados en uno de los pasillos del hospital.

Carlos H. Reyes está acostado en su cama, tiene el brazo derecho enyesado y colgado de los hierros superiores del camastro. Viste camisa de hospital y pijama y está leyendo “Vivir para contarla”, de Gabriel García Márquez. Va por la página 18. “Es que es bien difícil leer con una sola mano”, comenta. Esta entrevista la concedió dos días antes de las manifestaciones de esta semana.

¿Qué hacía el primer candidato independiente a la presidencia de Honduras al frente de una de las marchas en contra del golpe?
Antes de candidato presidencial formo parte del movimiento popular. Esa es mi razón de ser. Lo que nos interesa es resolver este problema de la institucionalidad, y a eso nos hemos dedicado fundamentalmente los últimos días, desde el día 28. Lo de la candidatura ahí está todavía pendiente, pero lo importante para nosotros es ver lo demás. Uno no sabe qué pasará en definitiva en el proceso electoral.

Curioso su papel en esta etapa política de su país. El primer candidato independiente en la historia, que propone un cambio frente a los partidos tradicionales, decide apartarse para unirse a la Resistencia.
Lo que se quiere es romper el cerco de las formas en que se maneja la política en Honduras.

¿Por qué se arriesga en las marchas?
Yo no soy más que parte de la Resistencia. Toda la vida he pertenecido al movimiento popular, mi candidatura es de los últimos días. No es que yo vengo de la candidatura para abajo. Es a la inversa. La candidatura surge por la necesidad del movimiento popular de tener una representación político electoral.

Sus opositores podrían decir que en esta coyuntura, que usted aparezca en las marchas, es un acto de proselitismo.
Quien lo diga ya me conoce. Y sabe que yo no estoy buscando figurar. Pertenezco al movimiento popular desde hace muchos años. Incluso desde el 54, cuando estudiante… y no digamos en el 59 cuando entro al movimiento sindical. Desde el 59.

¿Usted se ha sumado a la Resistencia para pedir institucionalidad o para pedir que regrese el presidente Manuel Zelaya?
La cuestión de la institucionalidad es importante. La restitución de esta es importante. ¿Qué pasara en el proceso electoral? En las condiciones actuales es incierto. Y más con los niveles de represión generalizada que hay actualmente. Nuestro papel es ver que se restituya esa institucionalidad y continuar. El problema no es porque se fue Mel, si a él poco tiempo le falta. Pero aquí se ha destruido todo el tejido político con los propósitos que siempre tuvieron: implantar un régimen como el que estamos viendo.

¿Qué  generó el golpe? ¿Qué hay detrás?
El control del grupo de poder económico, de todas las circunstancias políticas y económicas del país. Considero que se les iban de la mano y por eso las acciones represivas. Esto que se está dando es un proceso dictatorial y nadie esperaba eso. Y si se ha dado es porque precisamente los sectores oligárquicos han sentido que la población no está de acuerdo con nada de lo que está pasando.

¿Y la cuarta urna?
Siempre hemos considerado la necesidad de un proceso distinto, porque aquí la Constitución ya días la lanzaron al cesto de la basura.

¿Un “proceso distinto” pasa por apoyar la cuarta urna de Zelaya?
El proceso que estamos viviendo es un proceso necesario. No podemos seguir en la misma forma que se ha venido gobernando al país. Los distintos sectores sociales, populares, no están de acuerdo ya con eso. Los niveles de represión del poder económico sobre le pueblos son terribles. Aunque las condiciones de vida de la gente cada vez son peores. Hablar de democracia en este país es mentira. Y hoy quieren volver a lo mismo porque están más que preocupados por lo que está pasando y porque las cosas no les han salido como ellos esperaban.

Aquí usted ve los niveles de sindicalización en la empresa privada son bajísimos, los niveles de empleo temporal son altísimos, las injusticias en los trabajos son enormes, y no digamos así en los aspectos políticos. Lo que estamos viendo y lo que hemos visto es un proceso de aceleración de las cosas. Y quienes lo han hecho son lo que están en el poder, porque saben que están perdiendo el poder.

¿Un “aceleramiento” de las condiciones que ya existían con Mel Zelaya?
¡Claro!

¿Lo que usted plantea es que la sociedad hondureña solo pudo reaccionar hasta que tuvo el garrote enfrente?
Aquí hemos tenido un país con niveles de organización más o menos aceptables. No es como en otros países. Y ahorita con esto del golpe del estado la cuestión se ha radicalizado más. Tanto de la derecha como de parte nuestra, pero nosotros enmarcándonos en la coexistencia pacífica, porque eso es lo único que nos puede garantizar el retorno de la institucionalidad y que haya elecciones.

Institucionalidad se entiende en ambos sentidos. Desde que un presidente es elegido en un proceso que no es 100% transparente, hasta el extremo: que a ese presidente lo sacaron a punta de fusil.
Claro. Pero en ese proceso electoral se vio un triunfo en el partido liberal, pero el problema no es tanto eso, sino el comportamiento posterior de los grupos oligárquicos. La situación es más de fondo que simplemente una cuestión electorera pasada.

¿Hasta dónde llegará esta crisis?
El primer día fuimos, llegamos a casa presidencial y empezamos el movimiento de resistencia contra el golpe. Y así hemos estado funcionando todos los días, con el propósito de restituir la institucionalidad para llegar al proceso electoral de noviembre. Porque en las condiciones actuales es incierto. Y es preocupante que la gente que dirige ahora la cuestión, que fue la misma que dirigió la represión en los años ochenta, sea la que nos lleve a este proceso electoral.

¿A mayor represión mayor qué de la Resistencia?
Nosotros seguimos tal y como lo hemos venido haciendo: manifestaciones, movilizaciones de resistencia pacífica. No hemos tenido ninguna intención más allá de esa. Porque en el proceso, la mayor parte de los países del mundo están en contra de lo que ha pasado aquí, a diferencia de cómo ha sucedido en otros casos. Y eso no deja de ser positivo para la lucha interna que se está librando.

¿Cómo se soluciona este conflicto? ¿Cómo se junta lo que piden los golpistas, lo que pide Zelaya y sus seguidores y lo que pide la Resistencia como tercer actor?
La correlación de fuerzas internas más la posición internacional es muy importante para buscar ese desenlace. Y tiene que llegar porque no puede seguir esto.

La correlación ya dijo no al golpe, pero ese acuerdo no ha llegado. ¿Qué puede hacer que llegue?
Ahí es donde está el problema. Eso que usted dice es cierto, pero por potro lado hay un sector del gobierno de los Estados Unidos que está apoyando a los golpistas. Entonces no es cierto que porque la comunidad internacional diga una cosa, eso signifique que no hay un apoyo real de parte de cierta parte del gobierno de los Estados Unidos a los golpistas.

¿No le parece demasiado atrevida esa declaración?
A mi me parece que así es. Aquí no se trata de la calificación, porque de ellos depende mucho esto.

¿Pero de dónde saca eso?
Hay un gobierno que se siente fuerte porque continúa exportando, continúa con todas sus acciones, con todo su tipo de relaciones, porque no hay ninguna acción de parte de Estados Unidos en contra de ellos, aparte de las declaraciones. Fuera de eso no hay nada y ahí está el problema.

¿Y qué interés tiene Estados Unidos para apoyar el golpe?
Yo más bien diría qué interés tiene para no contribuir efectivamente a resolver el problema. Y cuando hablamos de Estados Unidos, ¿quiénes, qué parte del gobierno? Lo que si es cierto es que esta gente tiene un apoyo de un sector del gobierno de Estados Unidos. Y eso los tiene aquí.

¿Cuál es ese sector?
Lo que se le ha llamado el complejo industrial y militar de la ultra derecha de Estados Unidos.

¿Usted está planteando que hay un sector capaz de hacer que el nuevo gobierno de Estados Unidos se quede de brazos cruzados?
Ese es el problema. Si hubiera una decisión de ellos ya lo hubieran resuelto, pero ahí hay un contubernio, una decisión de apoyar a este gente. Y claro, eso trasciende Honduras, eso va hacia el continente latinoamericano. Ellos consideran que en Latinoamérica se están dando muchos cambios que no le convienen a sectores poderosos de Estados Unidos.

¿Honduras seguía el camino del socialismo del Siglo XXI?
Ja, ja, ja. Aquí de socialismo no me hable. Aquí solo hay problemitas pequeños. ¡Por problemas pequeños se ha dado toda esta cosa! Aquí no son cuestiones de fondo en donde el país estaba caminando hacia el socialismo. Aquí se da por cuestiones que tienen que ver con el salario mínimo, el proceso electoral con la necesidad quizá de ir por una constituyente. Ese es el problema. ¿Y una constituyente cómo la arma aquí? No es cierto que le saldría una constitución del otro mundo. Es dentro de las condiciones que tenemos.

Si Honduras no iba caminando al socialismo del Siglo XXI, ¿cuál era la apuesta para la nueva Honduras, según los candidatos como usted que se inscribieron antes del golpe?
¿La presidencia de la República cuánto te dura? Cuatro años. ¿En cuatro años qué tantas cosas puedes hacer? Muy poco. Alguien me dirá que está asustado por lo que podía venir. Esto es una posición que tiene un eje superior, un eje contra todo lo que se está dado en el continente. Yo no creo que esto sea solamente contra Honduras, esto es más y lo trasciende. Y ahí está el meollo del problema.

¿Eso que se da en el continente es Chávez, Morales, Correa..?
En Latinoamérica el panorama es bien diverso. No hay una sola línea de estos presidentes. Son distintas condiciones en distintos países. Tu no puedes hacer en Honduras lo que haces en Brasil, o que los cambios que se dan en Brasil, Bolivia, se darán en Honduras. Son situaciones distintas. Pero este golpe tiene como trasfondo hacer retroceder esas situaciones.

¿Y usted para dónde ofrece llevar al país?
Tenemos un planteamiento que tiene que ver fundamentalmente con procesos reivindicativos del país, la institucionalidad, el respeto a los derechos laborales, avanzar en el proceso de desarrollo económico y social. En cuatro años no puedo hacer gran cosa, y más en un país tan atrasado como este. Pero por lo menos entrar en un proceso de libertades que le permita a la gente organizarse y pelear por sus derechos. En Honduras, por ejemplo, uno de los graves problemas que tenemos es que no hay contratos de trabajo permanentes en la empresa privada. Todos son temporales, y esas son las cosas que están peleando esta gente a favor del golpe. Ese es el asunto. Aquí no es que vas a hacer una revolución en cuatro años. ¡Qué vas a hacer una revolución en cuatro años! Hablamos de libertades y derechos de los ciudadanos, de los campesinos, de los indígenas. Esas son las luchas justas. Aquí no se tira una revolución en cuatro años. No es eso lo que les puede preocupar. Aquí el golpe va más a fondo, como quien dice un mensaje a todos los países de Latinoamérica: entiendan que no pueden pasar de aquí y empezamos con Honduras.

¿Su candidatura es una candidatura de izquierda?
Yo toda la vida he pertenecido al movimiento sindical y popular. No sé en dónde ponen eso y no me preocupa. Siempre hemos tenido una lucha permanente contra la explotación del capital, hemos tenido una lucha por la reforma agraria, por el acceso del pueblo a la educación cultura, liberta y justicia, Eso nos impulsa y nos ha impulsado toda la vida. El Salvador y Honduras son países muy chiquitos. A nosotros desde que nos dividieron se pasearon en la vida de nosotros. Desde que nos dividieron en cinco países minusválidos se han paseado en nosotros. Entonces la tendencia tiene que ser en ver cómo nos juntamos otra vez.

Hay políticos liberales y conservadores que ya plantearon en algún momento que en Honduras no hay una fuerza política de izquierda. ¿Eso es cierto o se equivocaron?
Si te refieres a lo que vemos en las calles eso es un movimiento popular. No sé si lo llamarás de izquierda o qué, pero es un movimiento popular que tiene bases sindicales, de organizaciones campesinas, de gente de derechos humanos, de indígenas de todo mundo. En Honduras hemos tenido esa posibilidad de hacerlo, y hoy nuevamente se ve cómo funciona. Y esa es la lucha. Llevar esta Resistencia a tantos días, cuando aquí los que dieron el golpe pensaron que eso solo iba a durar dos días, cuando aquí llevamos más de un mes. Y la represión va aumentando cada vez más.

¿Cree que llegará a las elecciones con la institucionalidad restituida?
Veo difícil el panorama y no me atrevería  a decir qué pasará. Cualquier cosa que diga no tendrá sustento. Y todo depende de la actitud que tome el gobierno de Estados Unidos frente a los golpistas. Por eso hay que apoyar al pueblo hondureño. Yo no veo las razones para todo lo que se hizo. ¿Qué razones hay para un golpe de estado de esa naturaleza? ¿Qué estaba pasando en el país para que se diera un golpe de esta naturaleza?

http://voselsoberano.com/

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

El golpe de Estado y los grupos fácticos: Como unas familias controlan Honduras

Posted on agosto 10, 2009. Filed under: Uncategorized |


Entrevista con el abogado Martín Barahona por Giorgio Trucchi Rel-UITA

Mucho se ha dicho sobre las familias que controlan la economía -y por ende la política de este país centroamericano- y de cómo habrían participado activamente en la planificación, ejecución y gestión del golpe de Estado que el pasado 28 de junio derrocó al presidente democráticamente electo, Manuel Zelaya Rosales. Los “grupos fácticos” de Honduras, muchos de ellos de origen extranjero, parecen ser el verdadero poder detrás del poder, y revisando la historia de los cuatro años de presidencia de Manuel Zelaya, resulta difícil entender que haya logrado gobernar hasta sólo seis meses antes de que terminara su mandato.

Para tratar de entender la estructura económica de Honduras, quiénes la controlan y cómo este control se traduce en un verdadero dominio de la política nacional, Sirel conversó con el economista Martín Barahona, ex presidente del Colegio de Economistas de Honduras.

-¿Cómo está estructurada la economía de Honduras y quiénes la controlan?

-El principal rubro de Honduras es el sector terciario, con aproximadamente el 40 por ciento del PIB. La industria representa entre 15 y 20 por ciento y la agricultura el restante 40 por ciento, aunque ha disminuido un poco en los últimos años.

En el país el dominio de la economía está en manos de empresas transnacionales que controlan sectores como el de la agroexportación y el 50 por ciento de la banca, mientras que, internamente, hay tres grupos que son los de descendencia árabe- palestino, los asiáticos-chinos y los hondureños.

-Se habla mucho de las familias y de los grupos fácticos que manejan la economía. ¿Quiénes son exactamente y qué sectores económicos controlan?

-No hay un número específico de familias como por ejemplo en El Salvador, donde se habla de las famosas 14 familias, sino que es un mapa que todavía no ha terminado de dibujarse¹.

Las familas Facussé, Canahuati Larach, Nasser, Atala, Faraj y Kafie, controlan gran parte de lo que es energía y combustible, banca, medios de comunicación, supermercados, aseguradoras, importación de electrodomésticos y ropa, franquicias de comidas rápidas y bebidas, embotelladoras, agua purificada, imprentas, maquilas, varias corporaciones y consorcios, entre otros.

Después tenemos los grupos económicos que funcionan como holdings, como por ejemplo el Grupo Atlántida, que surgió como parte de la diversificación de las empresas transnacionales bananeras, como la Standard Fruit Company, y controla bancos, arrendadoras de vehículos, compañías inmobiliarias, distribuidoras de productos de la canasta básica, aseguradoras.

Otro grupo es el que pertenece a José Rafael Ferrari y Manuel Villeda Toledo, particularmente vinculado al control casi total de los medios de comunicación. Antes tenían también bancos y supermercados, pero decidieron vender.

La familia Rosenthal –Grupo Continental– actúa sobre todo en el sector de la banca, aseguradoras, algunos medios de comunicación, cementeras, constructoras y hasta una granja de cocodrilos para la exportación de carne y piel.

-¿Cómo este poder económico se traduce en un control de la política nacional?

-Estos grupos económicos han iniciado y han hecho crecer sus negocios con base en contratos con el Estado. En muchos casos a través de influencias que tienen en los gobiernos por medio del financiamiento de campañas políticas de los diferentes partidos. Otra manera es a través del control de instituciones. Casi todas estas familias son “propietarias” de los diferentes poderes del Estado. En el Congreso desde hace años tienen personas que los representan, y ahora hasta tienen parientes. Por ejemplo, Marcia Villeda, diputada liberal aliada del presidente de facto Roberto Micheletti, es la nuera de Manuel Villeda, uno de los principales socios de José Rafael Ferrari.

-¿Qué participación tuvieron estas familias en el golpe de Estado?

– Aunque resulta difícil tener pruebas concretas, la participación ha sido directa. Prueba de eso es el papel sesgado que han jugado los medios de comunicación propiedad de ellos. Se han parcializado a una sola posición y han cerrado cualquier tipo de debate. También Miguel Andonie Fernández, propietario de varias radios, que en el pasado ha sido más moderado, en este caso se plegó a los golpistas.

-¿Revertir el golpe de Estado pasa necesariamente por una negociación indirecta con estos grupos fácticos?

-Creo que sí, pero hay que tomar en cuenta también otro escenario. Si la resistencia lograra mantener una gran fuerza y se sumara una verdadera presión internacional, estos grupos podrían verse neutralizados porque la situación económica les afectaría directamente. Si la situación de inestabilidad e ingobernabilidad se prolongara por mucho tiempo, más allá de las elecciones, estos mismos grupos sentirían que esta situación ya no les resulta rentable y podrían tomar distancia para no desgastarse a nivel económico y de imagen.

-Se ha hablado mucho de la Cuarta Urna y de una Constituyente para una reforma de la Constitución. ¿Cree que en Honduras es posible un cambio de la estructura político- económica?

-En este momento por la vía de la Constituyente no lo veo posible. Creo que el camino es electoral. Actualmente tenemos un Partido Liberal dividido a raíz del golpe, y se va a abrir un espacio para que el sector liberal que lo ha rechazado, junto con otros grupos políticos y sociales, puedan conquistar porciones importantes del electorado. La candidatura independiente de Carlos H. Reyes podría ser la novedad y recibir muchos votos, tal vez no para ganar, pero sí para tener una fuerte representación en el Congreso, lo cual permitiría presionar para las reformas.

-¿Podría ser un primer paso para llegar después al tema de la Constituyente?

-Así es. La Constituyente la miro como el último paso. Primero hay que tratar de reformar las instituciones, el reglamento interno del Congreso y otras leyes. Pero, sobre todo, hay que tomarse el tiempo necesario para explicarle a la gente de qué se trata, prepararla. La formación política de los hondureños es todavía muy escasa y hay que trabajar en ello.

-¿Cómo se sale de esta situación?

-Se sale en la medida en que los golpistas no han tenido la capacidad de controlar la situación y de gobernar. Si ellos perciben ésto y sienten la resistencia interna y la presión internacional, puede ser que en algún momento acepten un regreso condicionado del presidente Manuel Zelaya, tal como lo prevé el Acuerdo de San José. Ojala que en vista de futuras elecciones las organizaciones políticas, sociales y populares que se han unido en la resistencia al golpe sepan aprovechar esta cohesión.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

It Continues to be a Military Coup

Posted on agosto 9, 2009. Filed under: Uncategorized |


If the Honduran coup was a “normal” military coup (bloody, military is in command, no state powers are present), they [the U.S. State Dept.] would have said so a long time ago, but since the “state powers” are in “effect” (meaning it is not the military who is in power) they can’t clearly say that it is a military coup. I’m not saying I support it, I’m just saying it’s different.

It’s still a military coup because the military were involved in the planning, execution, and now in the maintenance of the coup. The military were not simply following orders. According to their own admission, they made the decision to exile the president. They have stated that their training does not permit them to accept a leftist president.  Also, the high command of the military expressed recently that they acted to save Honduras from falling into the hands of Hugo Chavez, expressing political opinions when they are supposed to be non-political and  non-deliberating.  So, don’t believe the coup leaders when they say this is not a coup because the face of a military man is not displayed as head of government.  This is what is called a neocoup, one in which powerful business and foreign interests (who have always been the true powers behind every coup in Latin America) decided it was best not give a military face to the coup but a civilian one to give it a veneer of legality.  The U.S. State Dept. continues to have a wait-and-see attitude because it does not want to alienate right-wing elements within the U.S. government and society.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...