FFAA de Honduras

LEY DEL SERVICIO MILITAR

CONGRESO NACIONAL

REPÚBLICA DE HONDURAS, C.A

DICTAMEN

Los suscritos miembros de la Comisión Legislativa Ordinaria de Defensa Nacional, a quienes el señor Presidente del Congreso Nacional turnará para dictamen de la ley, la Iniciativa presentada por el señor Secretario de Estado en el Despacho de Defensa Nacional, orientada a emitir una nueva Ley de Servicio Militar, habiendo realizado el análisis correspondiente, emitimos las siguientes consideraciones:

PRIMERO: El Proyecto de Decreto tiene por objeto adecuar la legislación existente en materia de Servicio Militar, a la reforma constitucional realizada en el año de 1994, con la cual se pasó del Servicio Militar obligatorio a voluntario.

SEGUNDO: El Proyecto de Ley adecua correctamente la legislación al texto constitucional contenido en el Artículo 276; sin embargo, es necesario realizar ciertos cambios, resaltando los siguientes respectos:

1. El ingreso al servicio militar es esencialmente voluntario, sin embargo, siguiendo los lineamientos del texto constitucional, el Presidente de la República podría hacer un llamado a filas, cuando las circunstancias así lo exijan e inclusive en casos de emergencia, como podría ser situaciones de desastres o guerra internacional.

EL CONGRESO NACIONAL,

CONSIDERANDO: Que todas y todos los hondureños tenemos el derecho y el deber de contribuir a la Defensa Nacional, especialmente ante los riesgos y amenazas que representan las emergencias nacionales, los conflictos bélicos, el impacto de la naturaleza y la mano del hombre en los recursos naturales del país, lo que debe desarrollarse en el marco de la seguridad democrática centroamericana.

CONSIDERANDO: Que ante las situaciones relacionadas en el considerando precedente, la Constitución de la República atribuye a las Fuerzas Armadas, las tareas fundamentales de defender la integridad territorial y la soberanía de la República, mantener la paz, el imperio de la Constitución, los principios del libre sufragio y la alternabilidad en la Presidencia de la República, así como cooperar con la Policía Nacional en la conservación del orden público.

CONSIDERANDO: Que la gran mayoría de las disposiciones contenidas en el Decreto No. 98-85 del 11 de julio de 1985, contentivo de la Ley del Servicio Militar, fueron tácitamente derogados por la reforma constitucional realizada en el año de 1994, con la cual se pasó del Servicio Militar obligatorio a voluntarios.

POR TANTO, DECRETA La Siguiente:

LEY DEL SERVICIO MILITAR

ARTÍCULO 2. Sujetos al Servicio Militar. Estarán sujetos al Servicio Militar todos los hondureños y hondureñas por nacimiento comprendidos entre la edad de dieciocho (18) a treinta (30) años de edad.

ARTÍCULO 6. Llamamiento a Filas. Corresponde al Presidente de la República, por medio del Secretario de Estado en el Despacho de Defensa Nacional, hacer el Llamamiento a filas cuando las circunstancias lo requieran, de acuerdo a las limitaciones y procedimientos establecidos en ésta Ley.

ARTÍCULO 33. Reserva General. La reserva general está constituida, por todos los ciudadanos y ciudadanas capaces para defender y prestar servicio a la patria.

ARTÍCULO 34. Movilización de la Reserva. El presidente Constitucional de la República, en su carácter de Comandante General de las Fuerzas Armadas tendrá la facultad de movilizar las reservas por medio del Secretario de Estado en el Despacho de Defensa Nacional, en caso de guerra internacional, desastres naturales, prácticas y maniobras.

En casos de movilización nacional, los servicios prestados no tendrán retribución económica alguna.

ARTÍCULO 40. Procedencia del Llamamiento. Procederá el Llamamiento a filas, cuando se cumpla cualesquiera de las siguientes condiciones:

1. Cuando el apresto operacional de las Fuerzas Armadas sea inferior al setenta por ciento (70%);

2. Cuando se presente una calamidad pública o emergencia que requiera el empleo de los recursos del Estado para mitigar sus efectos; y,

3. Se cuente con indicios que confirmen las amenazas externas de invasión o ataque el territorio nacional.

ARTÍCULO 41. Procedimiento de Llamamiento. Para el Llamamiento se seguirá el siguiente procedimiento:

1. La Secretaría de Estado en el Despacho de Defensa Nacional elevará al Presidente de la República, la solicitud de autorización para iniciar el procedimiento de llamamiento, la que incluirá la cantidad de efectos requerida, previo Dictamen del Estado Mayor Conjunto. Éste le autorizará si la solicitud se encuentra fundamentada de conformidad a la Ley;

2. Una vez autorizada, la Secretaría de Estado en el Despacho de Defensa Nacional, realizará una selección aleatoria del Registro de Ciudadanos Elegibles, de acuerdo al número de efectivos requeridos; y,

3. Determinada la lista de llamados, el Presidente de la República en Consejo de ministros emitirá el correspondiente Decreto ejecutivo, dando a conocer el llamado y ordenando que se publique en cada Registro Civil Municipal, los nombres de los llamados residentes en su respectivo término; las respectivas municipalidades y las unidades de las Fuerzas Armadas correspondientes, colaborarán para que la información llegue efectivamente al ciudadano. El llamado causará de pleno derecho el Estado Militar, teniendo la publicación, efectos de notificación.

Terminado el procedimiento, el Poder Ejecutivo informará al Congreso Nacional, las incidencias del llamado quien podrá aprobarlo o improbarlo. Quien no se presente, incurrirá en las responsabilidades establecidas en el Fuero Militar o de Guerra.

ARTÍCULO 42. Registro de los Ciudadanos Elegibles. Para efectos del llamamiento, la Secretaría de Estado en el Despacho de Defensa Nacional, llevará el registro de ciudadanos elegibles para presentar el servicio militar. A tal efecto, el Registro Nacional de las Personas (RNP), le remitirá anualmente el listado de los ciudadanos en edad militar. El registro de los ciudadanos elegibles incluirá entre otros datos de interés el lugar de nacimiento, número de identidad y residencia; el que será llevado con la debida confidencialidad.

ARTÍCULO 47. Derogatoria. Esta Ley deroga la Ley de Servicio Militar emitida mediante Decreto No 95-85 del 11 de julio de 1985, así como las demás disposiciones que se le opongan.

ARTÍCULO 48. Vigencia. La presente Ley entrará en vigencia un día después de su publicación en el Diario Oficial “La Gaceta”.

Dado en la ciudad de Tegucigalpa, Municipio del Distrito Central, en el Salón de Sesiones del Congreso Nacional a los ____ días del mes de ______ del dos mil nueve.

JOSE ALFREDO SAAVEDRA

PRESIDENTE

CARLOS LARA WATSON GONZALO ANTONIO RIVERA

SECRETARIO

La Escuela de las Américas y el golpe en Honduras

Por: Kristin Bricker

La crisis en Honduras comenzó cuando los militares se negaron a distribuir urnas de voto para el sondeo de opinión sobre una nueva Constitución. El presidente Zelaya despidió al jefe del Estado Mayor Conjunto, Romeo Orlando Vásquez Velásquez, quien se negó a dimitir. Los jefes de todas las ramas de las fuerzas armadas hondureñas renunciaron en solidaridad con Vásquez. Vásquez, sin embargo, se negó a renunciar, fortalecido por el apoyo del Congreso y un dictamen de la Corte Suprema que lo reincorporó. Vásquez sigue controlando las fuerzas armadas. Vásquez, junto con otros dirigentes militares, se graduó en la Escuela de las Américas (SOA, por sus siglas en inglés), de EEUU Según una base de datos de School of the Americas Watch compilada de información obtenida del gobierno de EEUU, Vásquez estudió en la SOA por lo menos dos veces: una vez en 1976 y otra en 1984.

El jefe de la Fuerza Aérea, general Luis Javier Prince Suazo, estudió en la SOA en 1996. La Fuerza Aérea ha sido un protagonista central en la crisis hondureña. Cuando los militares se negaron a distribuir las urnas de voto para el sondeo de opinión, las urnas fueron almacenadas en una base de la Fuerza Aérea hasta que ciudadanos acompañados por Zelaya las rescataron. Zelaya informa que después de su secuestro por soldados, lo llevaron a una base de la Fuerza Aérea, donde fue puesto en un avión y enviado a Costa Rica.

El congresista Joseph Kennedy ha declarado: “La Escuela de las Américas del Ejército de EEUU es una escuela que ha producido más dictadores que cualquier otra escuela en la historia del mundo.” La Escuela de las Américas tiene una larga, tortuosa historia en Honduras. Según School of the Americas Watch, “En 1975, el graduado de la SOA, general Juan Melgar Castro se convirtió en dictador militar de Honduras. De 1980 a 1982 el régimen dictatorial hondureño fue encabezado por otro graduado de la SOA, Policarpo Paz García, quien intensificó la represión y los asesinatos por el batallón 3-16, uno de los escuadrones de la muerte más temidos en toda Latinoamérica, fundado por graduados de la SOA con la ayuda de graduados argentinos de la SOA).”  El general hondureño Humberto Regalado Hernández está representado en la Galería de la Fama de la SOA. Como jefe de las fuerzas armadas, se negó a actuar contra soldados involucrados en el escuadrón de la muerte Batallón 3-16.

School of the Americas Watch señala que la SOA no está involucrada por primera vez en golpes latinoamericanos. “En abril de 2002, el gobierno democráticamente elegido de Chávez en Venezuela fue brevemente derrocado, y los [soldados] entrenados en la SOA, Efraín Vásquez Velasco, ex comandante del ejército, y el general Ramírez Poveda, fueron protagonistas clave en el intento de golpe.”

Según School of the Americas Watch, “durante sus 58 años, la SOA ha entrenado a más de 60.000 soldados latinoamericanos en técnicas de contrainsurgencia, pericia como francotiradores, guerra de comandos y psicológica, inteligencia militar y tácticas de interrogatorio. Colombia, con más de 10.000 soldados entrenados en la escuela, es el principal cliente de la SOA. Colombia tiene actualmente el peor historial de violaciones de los derechos humanos en Latinoamérica.”

(*) Kristin Bricker es corresponsal basada en México de Narco News.

También forma parte del colectivo Rebel Imports que vende textiles, café y

miel de comercio justo de las cooperativas zapatistas. Para contactos con

Kristin escriba a krisbricker@gmail.com . Su blog personal es

http://mywordismyweapon.blogspot.com

Narco News

Traducción de Germán Leyens

El Ejército Nacional y Romeo Vásquez Velásquez


Nuestro ejército como en los años 80 está aferrado a una táctica de lucha de avance sin retroceso, de defensa a muerte sin movimientos en ofensiva a gran escala, es un ejército de arranque suicida. Fueron preparados para invasiones mercenarias rápidas de pequeña y gran envergadura; los entrenaron para la represión popular; para la lucha contra la insurgencia; lucha antimotines; para sembrar el terrorismo en la población; para la investigación política y psicológica; para practicar el crimen bajo un falso odio a un enemigo fantasma; lo disciplinaron para morir bajo las consignas de “lealtad, honor y sacrificio”; lo prepararon para obedecer y defender los intereses extranjeros antes que luchar ardientemente por los intereses de Honduras.

Es un ejército clasicista ya que su capacidad de defensiva y ofensiva siempre ha estado disponible para defender los intereses de la oligarquía comerciante, empresarial, terrateniente y transnacional que se aglutina en la clase adinerada dueña del poder político y económico del país; de formación nacionalista que viene perfeccionándose desde que las compañías y emigrantes extranjeros invadieron nuestra patria (norteamericanos, alemanes, árabes, italianos…). El fragmentarismo ideológico y económico que hoy es más evidente no es nuevo.

El ejército hondureño es portador de una mentalidad traumatizada que debe ser cambiada y orientada a un enfoque conscientemente patriótico, nacionalista, humanitario y altamente respetuoso de las leyes; si no nos preocupamos por este cambio, siempre tendremos en este cuerpo armado una amenaza latente a la estabilidad de la democracia.

Es indudable que existe en el alto mando militar mentes perversas y resquicios de la “doctrina de la seguridad nacional”, que sumió a estos elementos en la funesta administración liberal de Roberto Suazo Córdova y el liderazgo militar de Gustavo Álvarez Martínez. El general Romeo Vásquez Velásquez actúa ni más ni menos como una copia a destiempo de Gustavo Álvarez Martínez o quizás peor. A los dos los caracteriza: ser peones de la oligarquía económica del país. El servilismo y las ambiciones personalistas los obligan a odiar ferozmente las clases pobres a las cuales hostigaron y hostigan de manera criminal, al tener consciencia de su poder y alma de traidores. Se creen héroes “anticomunistas” porque según ellos luchan contra el “comunismo”. La oligarquía económica y los medios de comunicación del país les protege, en los 80 se denominó Alianza para el Progreso de Honduras-APROH, hoy lo hacen descaradamente y todos sabemos sus nombres y apellidos. Ambos generarles no tienen pasados limpios como cualquier hondureño/a decente que marcha por las calles del país.

Para lograr sus propósitos Álvarez Martínez organizó en el seno de las fuerzas armadas su propia fuerza militar para que le fuera fiel y servil, y repartió asensos militares necesarios. El general Romeo Vásquez Velásquez según correo enviado por USUSU sigue los pasos de Gustavo Álvarez Martínez al ascender, copio literalmente: “a oficiales que han tenido una trayectoria negra en la vida militar pero han sido sus aduladores sin ninguna capacidad operativa. Ejemplo: Oficial retirado Gerónimo Pérez, oficial Fuentes Gonzales, oficial Cuéllar, oficial Padget, oficial Cervantes, Prince y contra-Almirante Rodríguez, hoy todos ascendidos a generales” fuente correo USUSU correo enviado el 30 de julio.

La estrategia de Gustavo Álvarez Martínez se extendió a la Fuerza de Seguridad Pública, hoy Romeo Vásquez Velásquez hace lo mismo al involucrar la Policía Nacional en su lucha según él “anticomunista”. Álvarez Martínez idiotizó al soldado con la consigna “no reír, no hablar, no saludar”, que tenía por objeto formar un soldado frío, indiferente, despreciativo pero obediente a su superior. Esto indudablemente lo hemos visto en elementos del ejército y lo peor de la policía nacional. Roberto Suazo Córdova avaló las atrocidades cometidas por Gustavo Álvarez Martínez, sin embargo logró perder el control sobre él. El gobierno de facto avala las atrocidades de Romeo Vásquez Velásquez y éste a todas luces se le está saliendo de control a Roberto Michelleti. Gustavo Álvarez Martínez se colocó por encima del poder civil, este es el mismo camino que sigue Romeo Vásquez Velásquez.

Álvarez Martínez atacó a parte de la iglesia católica y trajo al país una secta que fuera capaz de neutralizar las justas posiciones de reinvidicaciones sociales que la iglesia católica apoyaba, esta secta se llamó “Causa Internacional”. Parece que Romeo Vásquez Velásquez y los que perpetraron el golpe de estado aprendieron de los errores de Álvarez Martínez y convencieron al mayor representante de la iglesia católica Oscar Andrés Rodríguez y a dirigentes de la iglesia evangélica. Álvarez Martínez y Roberto Suazo Córdova dividieron espiritualmente al pueblo hondureño, dividieron la iglesia católica, división que continúa evidenciándose. Toda la estructura económica, política, militar y social orgánicamente estructurada para la represión y el terrorismo de los años 80, fue lanzada contra un pueblo indefenso trabajador que como hoy se debatía entre el hambre y la miseria y no en ideales guerreristas que justificarán el desaparecimiento, tortura y asesinato de líderes obreros, campesinos, estudiantiles y profesionales.

No es justo ni cristiano que nuestro pacífico pueblo pague con mucho esfuerzo un ejército y una policía para que le sirva de verdugo, para que lo reprima, para que un campesino uniformado le quite la vida al mismo hermano campesino que lucha por un pedazo de tierra; que un hermano uniformado religioso le quite la vida a otro hermano cristiano; que un soldado hondureño profesional le quite la vida a un maestro. Queremos un ejército nacionalista, popular y progresista. Un cuerpo armado que genere patriotismo, dignidad y honradez del cual podamos sentirnos orgullosos. Un cuerpo armado democrático, incapaz de dejarse desorientar por influencias personalistas de falsos líderes castrenses traidores y enemigos de la patria y el pueblo. De lo contrario nuestras aspiraciones serán siempre frustradas, estarán siempre amenazadas, vivirán siempre atadas a sentimientos que no nos pertenecen, sé que un buen día nos sacudiremos la barbarie.

Rebeca Becerra
Tegucigalpa 6 de agosto de 2009

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una respuesta to “FFAA de Honduras”

RSS Feed for Honduras Para Todos Comments RSS Feed

The real situation in Honduras is the media control by a some group of bussiness men have many bussines most by constitution dont pay taxes , so the any change in the constitution atemp that interest in particular think in any democratic country the whole population have the obligation to pay taxes in USD is a crime Dont pay taxes ,so the president Zelaya had the intention to change that irregular situation , but now the group made a coup ,made many false hystories about him ,I refuse the ilegal goverment and many people do , the military forces are pushing hardly righ now the people , they are violent the human rights and there are no laws , this country is a dissater ,please if somebody can help this country ,doit because the poblation have the hands,minds ,thinking tied .


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: